El Codigo Da Vinci

Una vez mas una adaptacion de un libro llega a la pantalla grande, esta vez se trata de el famoso libro de Dan Brown ” El Codigo Da Vinci”. Esteralizada por el multipremiado Tom Hanks, la pelicula pretende emular el exito que ha tenido la obra del escritor d. Brown.

Apenas se ha estrenado le pelicula y ya ha creado controversias por todos lados…y como podrán estarse imaginando la mayor parte de ellas vienen de la iglesia católica, como por ejemplo una monja catolica que estuvo rezando 12 horas en protesta, alegando que la pelicula es una herejía o la comunidad albina protestara porque el personaje de Silas se les hizo ofensivo…
Cabe resaltar que la mejor opinion la tienen los que vamos al cine a ver las peliculas, pero aqui tambien hay que tomar en cuenta que al ser adaptacion a la pantalla grande, las comparaciones en torno al libro no se haran esperar…
Yo estaba leyendo hace variso meses el libro pero no lo acabé porque me lo robaron >.< ! opino que si queremos hacer buen juicio de lo que estamos viendo, pues tenemos que conocer ambas fuentes de informacion. Algo que vale la pena resaltar es que la pelicula nos muestra bellos escenarios parisinos y londinenses, a mi me encantó el museo de Louvre.
Originariamente construido como una fortaleza para proteger la orilla derecha del Sena, a finales del siglo XII, el Louvre ha desempeñado un largo y variado papel en la historia parisina. Primero fue transformado en una residencia real gótica en el siglo XIV por Carlos V, y posteriormente, en el siglo XVI, fue reconvertido en un palacio renacentista por el rey Francisco I, el último mecenas de Leonardo da Vinci. La Gran Galería abrió como museo en 1793. El equipo tuvo la suerte de ser uno de los pocos a los que han permitido rodar en el interior de la Gran Galería del museo fuera del horario de apertura al público. “Para nosotros fue un auténtico privilegio poder filmar allí. Es un valor incalculable para la película”, comenta Hanks.

Otra dato interesante es que se reprodujeron las obras originales debido a la iluminacion utilizada en la pelicula.

Bueno, en relacion a la polemica mundial de esta pelicula les pongo las siguientes declaraciones. Este es parte de un escrito de Beat Müller:

La historicidad de los evangelios

En “El Código Da Vinci” se afirma que los evangelios, tal como ahora los conocemos, no son los evangelios originales, sino que éstos fueron alterados después del Concilio de Nicea (325 d.C.), y que en realidad la verdad sobre Cristo está en los llamados evangelios gnósticos. ¿Realmente han sido alterados los textos de la Biblia? Por una parte, no hay pruebas de que el Concilio de Nicea haya fijado una determinada versión de las Escrituras. Los veinte cánones del Concilio de Nicea son bien conocidos y pueden ser fácilmente localizados en internet, junto con el famoso Credo de Nicea. En ninguno de esos textos hay nada acerca del contenido de las Escrituras. Por otra, tampoco hay nada que haga pensar que Constantino impusiera cambios en los textos de la Escritura. Si alguien se aventura a sostener lo contrario, tendrá que respaldar su afirmación con citas de autores de la época. De hecho, sin embargo, no se han encontrado fuentes que avalen esa hipótesis. En tercer lugar, no hay indicios de que haya habido un proceso de modificación de las Escrituras. Para entonces ya había copias del Nuevo Testamento en todo el Mediterráneo, y no existía un registro de quién poseía cada una. Habría sido imposible localizarlas todas, y en cualquier caso un esfuerzo de esa índole habría dejado constancia en los textos de los comentadores de aquella época, como Amanio, Eutropio, Julián el Apóstata, etc. El hecho cierto es que no hay nada de eso. Además, la arqueología moderna ha sacado a la luz numerosos fragmentos de textos del Nuevo Testamento en documentos muy anteriores al año 325 d.C. Por ejemplo, el papiro Rylands (c. 125 d.C.) o los papiros Bodmer (c. 200 d.C.). Son similares a los textos de copias posteriores y no presentan señales de haber sido censurados. Lo mismo se puede decir de los textos de los comentadores que escribieron sobre las Escrituras antes de la época de Constantino: las enseñanzas y las citas literales de los evangelios son las que encontramos en los evangelios canónicos. Constantino no tomó ninguna decisión acerca del contenido de los evangelios por la sencilla razón de que nació demasiado tarde, cuando los libros del Nuevo Testamento ya estaban escritos: en concreto, habían sido redactados entre los años 50 (la primera Carta a los Tesalonicenses) y 100 d.C. (el Evangelio de San Juan). Los llamados “evangelios” gnósticos son muy posteriores: fueron producidos entre los siglos III y V, y los cristianos nunca los aceptaron. El famoso Canon de Muratori, del año 200 d.C. aproximadamente, contiene una lista de la mayoría de los libros del Nuevo Testamento: en ella no figura ninguno de los textos gnósticos.
Las fuentes extra-bíblicas, como por ejemplo las representaciones artísticas de las catacumbas, coinciden en señalar que la fe de los cristianos ha permanecido sustancialmente inalterada desde los primeros tiempos.

Y bueno pues no podia falta de las autoridades eclesiasticas:

El arzobispo de La Plata Héctor Aguer criticó al escritor Dan Brown por su libro “El Código Da Vinci” y lo acusó de tergiversar verdades cristianas. El prelado habló en su programa de Canal 9 y lamentó que se presente a la Iglesia “como una asesina”.

y mas concretamente en México:

Declaraciones del presidente del Conferencia del Episcopado Mexicano, José Guadalupe Martín Rábago

El obispo opinó que hay que ver “El Código da Vinci” como una fantasía, “como tantas novelas que se basan sobre fantasías”

“Si la queremos entender como una realidad que refleja históricamente acontecimientos, entonces no se sustenta”, afirmó, y dijo que “se necesita verla con criterio, si se tiene la capacidad de ir a una película y luego enjuiciar críticamente lo que está dicho”. Como parte de su campaña para contrarrestar la “ligereza” de la ficción para abordar temas de la fe, el Episcopado mexicano recomendó una lista de páginas web con “información adecuada” sobre la Iglesia y Jesucristo.

Además, ofreció distribuir a domicilio, sólo a cambio del pago de gastos de envío, tres DVDs que “cuestionan y aclaran desde distintos puntos de vista los argumentos expuestos en ‘El Código Da Vinci'”.

Los DVDs son el documental mexicano “Una mirada detrás del Código da Vinci”, el italiano “El Código da Vinci: una falsificación magistral” y el estadounidense “Jesus Decoded”.

En Chile, el arzobispo de la sureña ciudad de Puerto Montt, Cristián Caro Cordero, recomendó a los católicos no ver la película “El Código Da Vinci” para no contribuir con dinero a cosas que “no tienen fundamento histórico” y sólo tratan de “destruir la fe cao, aunque la Iglesia católica conoce ese tipo de literatura y los textos apócrifos, éstos carecen de valor histórico, por lo que los “verdaderos creyentes” no deberían creer esos escritos infundados ni ver obras basadas en ellos.

“Tampoco hay que ser ingenuo y decir que las vean no más, porque la gente que no está bien formada puede sentirse disminuida en su fe, y tampoco uno no tiene por qué contribuir con su dinero, comprando libros y películas que tienen mala intención, de destruir la fe católica”, dijo Caro, según medios locales.

“Yo recomendaría no ver esas cosas, porque uno contribuye con su dinero a cosas que no tienen ningún fundamento histórico y lo que pretenden es desacreditar la fe de la Iglesia y sembrar dudas”.

La Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB) divulgó una nota en la que sostiene que se trata de una obra de ficción: “No debemos olvidar que la obra es de ficción y no refleja la historia de Jesucristo ni de la Iglesia. Advertimos, por lo tanto, que la obra, en su género fantasioso, presenta una imagen profundamente distorsionada de Jesúcristo”.

Sin embargo, no hubo recomendación expresa de boicot a los católicos.

En Nicaragua, el cardenal Miguel Obando, ex arzobispo de Managua, afirmó que “el maligno está detrás de esa película” y anunció que no irá a verla porque la considera un ataque a la Iglesia y al cristianismo.

“Vuestro adversario, el diablo, ronda como león rugiente, buscando a quien devorar”, afirmó Obando citando un texto de San Pedro, y sostuvo que las críticas al Opus Dei constituyen “una calumnia, un ataque que no tiene fundamento”.

El debate desatado en torno a la cinta ha incrementado las expectativas frente a la película y su exhibición en Nicaragua, un país donde la Iglesia católica ejerce enorme influencia.

No obstante, ninguna autoridad de la Conferencia Episcopal de ni del Azobispado de Managua, que encabeza monseñor Leopoldo Brenes, ha emitido comentarios al respecto.

Según la prensa local, “El Código Da Vinci” se presentará sin censura aunque se habrían dado instrucciones a los exhibidores para que “se abstengan de emitir cualquier tipo de comentarios respecto a la trama del film, antes o después de exhibido”.


Y claro no podia faltar la opinión de los críticos de cine al respecto y mas concretamente en el Festival de Cannes:

El Código Da Vinci decepciona a la crítica

18 de mayo de 2006
La esperada gran producción de Columbia (125 millones de dólares sin contar gastos de marketing) sobre el bestseller de Dan Brown ha aburrido y decepcionado a los críticos que la han visto en Cannes, donde ha sido la première mundial. La polémica provocada por la película parece a la postre artificial al crítico del New York Times, A.O. Scott. “Parte de la ingeniosa estrategia de marketing de Columbia ha sido estimular meses de debate y especulación sin permitir a nadie ver la película hasta el último minuto”. Dejando aparte las teorías de Brown sobre los orígenes del cristianismo, dice Scott, El Código Da Vinci es una película de intriga policiaca. “Y como tal, una vez que arranca, tiene sus momentos divertidos”. Pero tarda mucho en arrancar y es muy larga: “Es una de las pocas adaptaciones cinematográficas de un libro que puede llevar más tiempo ver que leer”. La pareja protagonista, Tom Hanks y Audrey Tautou, es plana. Por fortuna, aparece luego Ian McKellen, en el papel de Leigh Teabing, para dar un poco de vida a la película con una interpretación histriónica (“Teabing es chispeante y paternal, y al momento siguiente aúlla enloquecido”). “Un poco más de esto -un sentido más fino de su propia ridiculez- habría dado a El Código Da Vinci un poco de la ligereza de un anticuado thriller europeo de alta sociedad”. En cuanto al fondo de la trama, “[el director Ron] Howard y [el guionista Akiva] Goldsman manejan el supuestamente provocativo material del libro de Brown con guantes de seda, para finalmente establecer unas conclusiones nada atrevidas, presentadas con la aburrida sentenciosidad de costumbre. Por eso, desde luego no apoyaré ninguna incitación al boicot o la protesta contra esta recargada, trivial e inofensiva película. Lo que no quiere decir que les recomiende ir a verla”. Por su parte, Kirk Honeycutt (The Hollywood Reporter) cree que las conclusiones de la película parecerán a unos mejores y a otros aún más forzadas que las tesis del libro. Como ejemplo de lo segundo, anota: “La revelación final causó algunas risas en el primer pase de prensa”. Honeycutt, por lo demás, también considera la película poco entretenida. “La trama avanza no gracias a sus personajes, sino a base de soluciones a enigmas, descifrado de mensajes, interpretación de referencias encubiertas en obras de arte y deslumbrantes muestras de erudición histórica, todo lo cual funciona muy bien en la novela pero frena toda acción en la pantalla. El personaje de Hanks es demasiado secundario y contemplativo para el héroe de una película de acción, y los que deambulan entrando y saliendo de su órbita son clichés que se mueven con asombrosa simpleza”. Con personajes que parecen abstracciones más que seres de carne y hueso, un punto débil es la motivación. “¿Por qué huye el inocente profesor [Langdon]? ¿Por qué se muestra Sophie tan dispuesta a ayudarle? ¿Por qué alguien hace lo que hace cuando tantos personajes y subtramas resultan ser pistas falsas?”. En fin, “El Código Da Vinci en ningún momento se eleva al grado de placer malicioso. Demasiada malicia. Demasiado poco placer”. Diego Galán, enviado especial a Cannes de “El País”, escribe: “152 minutos de proyección en los que la película da vueltas y vueltas sobre sí misma, provocando por momentos la sospecha de que pudiera tratarse de una historia interminable. Lo que al principio tiene el encanto de un dinámico filme de aventuras, va dando paso a una peripecia enrevesada y confusa. Ésa fue, al menos, la impresión dejada tras su primer pase, con el que ha inaugurado Cannes, al parecer más tentado por la repercusión del escándalo que por criterios de calidad cinematográfica”. Lo peor de Cannes En su crónica desde Cannes para “Frankfurter Allgemeine Zeitung”, Verena Lueken comenta: “Veinticuatro horas dura esta búsqueda del Santo Grial en el libro. Así de larga se hace exactamente en el cine, aunque la película dure dos horas y media. Y no será por falta de presupuesto. No se han escatimado costes para llevar a la pantalla la historia de la familia fundada por Jesucristo. “Tras esta inauguración, el listón para las películas que se exhiban en el Festival de Cannes ha quedado por los suelos. Todo lo que venga ahora va a ser más interesante. Lo peor, puede decirse con total seguridad, ya ha pasado”. Según Borja Hermoso, de “El Mundo”, más que de El Código Da Vinci, tenemos que hablar hoy… de ‘El fiasco Da Vinci'”. Prosigue: “La acogida de El Código Da Vinci aquí, en La Croisette, ha sido mucho menos que discretita. En el primer pase de prensa, pitos y hasta alguna risa. En el segundo pase, un educado silencio. Eso sí, por la mañana, una monja con una cruz se paseaba por los alrededores del Palacio de Festivales. Y en una iglesia de Niza, unos curas han organizado una misa para rezar por los pecadores que han hecho esta película. En mi modesta y descreída opinión, han pecado, sí, pero de pelmazos”.

Opino que vayamos a ver la pelicula (bueno yo ya la vi, pero una 2a vez no me hara daño xDD ) y pues asi sabremos porque tanto relajo, no lo creen?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: